Haciendo un tiento, apoyamanos o Mahl Stick

Cuando se trata de pintar al óleo el artista hace uso de un sinfín de herramientas que le ayudan a obtener un mejor resultado final; desde pinceles de distintos tamaños hasta la utilización de un caballete cómodo. Pues, en este caso te mostramos otro instrumento que te va a ayudar de gran manera en tus obras, sirviendo de soporte para el plasmado de esos detalles importantes.

Qué es y para qué sirve el tiento

En detalle, dicho instrumento del que hablamos se llama tiento, también conocido como apoyamanos o “Mahl Stick” en inglés, siendo un tipo de vara larga con un apoyador suave en la punta, el cual le permite al pintor mantener un pulso firme cuando está haciendo trazos finos o que requieren mucha atención, destreza y perfección.

Por lo que, el uso del tiento está relacionado más que todo a pinturas y arte de estilo realista o hiperrealista. Sin embargo, tal afirmación resulta imprecisa y el apoyamanos se puede utilizar en todos los estilos de pintura; desde cubismo e impresionismo, ya que todos éstos tienen detalles finos que cualquier artista querría asegurar su perfección al realizarlos.

Su modo de uso es el siguiente: cuando quieres pintar un detalle o algo importante, pones la punta de algodón del tiento en alguna parte seca de la obra o sino en el caballete, sosteniéndolo con la mano que no pinta, mientras que la mano que sostiene el pincel se apoya en el tiento y le da mucho más agarre y pulso.

Haciendo un tiento funcional y económico

Por otro lado, puedes comprar un tiento plegable con apoyador de cuero que es muy bonito y funcional, pero también es posible ahorrarte algo y construir tu propio apoyamanos con las instrucciones que te daremos. Primero, necesitas una varilla delgada de aluminio o madera de 60 cm, 30 cm de tira o cordón, una bola de algodón, un círculo de trapo y un cuadro de tela de 60 cm.

Teniendo estos artículos reciclados vas a poder hacer tu propio tiento. Para empezar, toma la varilla y en una punta colócale la bola de algodón que quede en forma redondeada, luego cúbrela con el círculo de trapo de forma que quede como una pelota, ahora toma la tira o cordón y amarra todo alrededor de la varilla para que no se suelte.

Ahora, todo lo que queda es cubrir la varilla con el cuadro de tela que es del mismo tamaño, para así cubrirlo y darle un mejor acabado, aunque va más en gustos personales y puedes dejar la varilla sin recubrir.

comprar-cuadros-al-oleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This