Sabiendo más del tipo de pintura conocida como temple

Si bien las pinturas como la acuarela, el óleo y los acrílicos son bastante conocidos y los más utilizados actualmente, éstos no son los únicos tipos de pintura que están disponibles y de hecho pueden considerarse hasta recientes si se les compara con uno concreto que tiene siglos: hablamos de la pintura conocida como temple.

Explicaremos a continuación de qué se trata este tipo de pintura llamada temple que pudiera resultar desconocida para muchos, pero que en realidad tiene un valor histórico al ser de las primeras en existir y con las cuales artistas de antaño realizaron sus obras y expresaron su arte.

¿Qué es el temple?

De manera detallada, el temple es un tipo de pintura que puede considerarse un recurso artesanal o de fabricación natural, ya que se realiza a través de elementos que se encuentran en el hogar y que desde los tiempos de los egipcios fueron utilizados, dando origen a su expresión pictórica y artística que se mantuvo en el arte medieval, gótico e incluso en el Renacimiento.

Los ingredientes utilizados para fabricar el temple son los siguientes: huevos, agua destilada y los pigmentos que en antaño estaban basados en la clorofila natural de plantas, carbón, sangre, entre otros. Después, con la posibilidad de fabricación sintética se fabricarían los pigmentos en polvo de distintos colores que son ideales para el temple.

Tipos de temple y su aplicación en obras pictóricas

De acuerdo al tipo de fabricación y mezcla de los elementos se pueden obtener dos tipos de temple diferentes, los cuales de manera obvia se aplican con distintas intenciones y resultados que tienen que ver mucho con la forma de aplicar el aglutinante.

En primer lugar está el temple puro o clásico que consiste en mezclar los tres elementos a partes iguales; la yema de huevo, el agua destilada y los pigmentos de colores. Con esta técnica tradicional, la yema de huevo actúa como aglutinante incorporando todos los elementos en unos solo.

Por otro lado, la segunda receta de temple incorpora un elemento más para ayudar a aglutinar los elementos de la fórmula. Entonces, el temple graso magro como se le conoce requiere una parte de yema de huevo, una parte de aceite de linaza que previamente se puso a temperatura de cocción sin quemar y dos partes de destilada.

Siempre es importante que al mezclar cada elemento esté a temperatura ambiente. La pintura obtenida debe aplicarse con técnicas de tipo grisalla y veladuras para lograr los mejores resultados, y nunca se debe aplicar barniz al final de la obra, sino que se aplica clara de huevo para protegerla.

comprar-cuadros-al-oleo
(Visitados 18 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This