Representando la luz al pintar al óleo

La representación de luces o luminosidad en una pintura en general y en los objetos específicos que la componen, es sin duda una de las cuestiones más complejas de plasmar en una obra, ya que tiene que tomarse en cuenta la cantidad de luz que recibe cada objeto, la temperatura de dicha luz en relación a su fuente, así como la teoría del fenómeno conocido como claro-oscuro.

No obstante, cuando se inicia en el mundo del arte la mayoría de principiantes dejan de lado las características previamente mencionadas, debido a su complejidad y quizá por temor a equivocarse, cometiendo un error que va más allá del atreverse a intentar representar la luminosidad correcta y fallar; el utilizar el blanco puro para plasmar las luces.

Y es que, utilizar blanco puro como representación de un punto máximo de luz o para representar luminosidad de objetos tiene un solo resultado; le quita a la obra realismo, calidad y ese interés que debe darle un cuadro a quien lo observa, ya que se ve artificial. Así que, vamos a abordar algunos consejos para plasmar de manera correcta la luz general y específica en un cuadro.

Usa el blanco correctamente para representar luz

Para empezar, el blanco es la suma de todos los colores que integran el espectro de luz según la teoría del color, por lo tanto no es un color luz y no debe usarse para representarla.

En segundo lugar, el blanco puro al aplicarlo en la obra si se ve como un color porque refleja de igual manera los colores y se disminuyen igualmente gracias a sus complementarios, según la teoría del color de los cuerpos opacos.

Es decir, según los dos conceptos anteriores el blanco no se debe usar para representar los puntos máximos de luz de la obra y objetos, pero sí refleja los colores de dichos objetos y fuente de luminosidad gracias a las características de los pigmentos.

Explicándolo de manera más simple; al aplicar el blanco para dar esos puntos de luz máximo siempre mézclalo con colores como el naranja o rojo, si la fuente de luz es cálida y con tonos como el azul o morado si la fuente de luminosidad es fría.

También, ten en cuenta que la luminosidad se debilita de acuerdo a su distancia de la fuente de luz, por lo que el color irradiado por la temperatura de la fuente de luz influirá más en este sentido y debes irlo graduando, ya sea agregando más o menos color mezclado con el blanco, lo que le dará realismo a tu obra.

comprar-cuadros-al-oleo
(Visitados 27 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This