Las veladuras como ejercicio primordial de los colores

Realizar cuadros al óleo sin duda tiene una complejidad grande, sobre todo cuando cada uno de los aspectos a tomar en cuenta están siendo aprendidos y llevados a la práctica para su dominio. En relación a esto, una de las partes más importantes de realizar una obra es el dominio de los colores, para lo cual existe un ejercicio más que funcional y útil; hacer las veladuras de colores.

Concepto de las veladuras

En primera instancia, una veladura de color es un tipo de técnica que se realiza en una obra para cambiar el matiz o tono de un color en específico, dándole mucho más realismo o cambios en como refleja la luz y dando más realismo a la parte donde se aplica. En detalle, la veladura se produce cuando se aplica un color opaco o transparente sobre una capa de pintura ya seca.

Sin embargo, para dominar la técnica de la veladura se requiere un profundo conocimiento sobre cada combinación de transparente y pintura, las cuales pueden ser casi ilimitadas. Por eso, dicha destreza es muy compleja de adquirir y dominar y no se adquiere de la noche a la mañana. Por suerte, hoy te enseñaremos una excelente manera para que aprendas los matices principales.

Haciendo una plantilla de veladuras

Como reza el título, vamos a aplicar la técnica de las veladuras en una plantilla y la convertiremos en un ejercicio primordial para aprender la combinación de los colores, así como los matices que producen cada escala cromática de cada tono, desde el más cálido al más frío.

Para hacer la plantilla, vas a necesitar un cartón o tela lista y tensada de al menos 30 cm en diagonal, una regla, un lápiz, las pinturas al óleo a utilizar (recomendando tonos como el amarillo indio, verde ultramar, azul rey, rojo crimson, así como los transparentes y opacos), el medio que puede ser aceite de linaza con treinta por ciento de trementina, y también cinta adhesiva.

Ahora, vas a trazar líneas de 2 cm de ancho separadas cada una por una línea de 0,5 cm de ancho, haciendo primero de manera horizontal y luego vertical. Luego, con la cinta adhesiva cubrirás las líneas de 0,5 cm de ancho pero solo las verticales.

Así, solo te resta empezar a trazar en cada línea vertical un tono de pintura directo del tubo, empezando desde los tonos más cálidos y luego con los más fríos. Cuando hayas pintado todas las líneas, retira la cinta y deja secar por al menos una semana.

Luego de haber pasado dicho tiempo, viene la parte más interesante; aplicar los tonos transparentes y opacos en las franjas horizontales, ayudándote de nuevo con la cinta adhesiva en el trazo de 0,5 cm de ancho.

De este modo, aplicas los tonos correspondientes a estas franjas y estando aún fresca la pintura, retiras la cinta pero con cuidado de no retirar la que está ya seca en las franjas verticales. Así, puedes observar los distintos tonos y combinaciones de matices provocados en cada color, haciéndose una útil plantilla de guía para tu obras futuras.

comprar-cuadros-al-oleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This