Haciendo cuadros impactantes

El realizar cuadros al óleo es un arte complejo, ya que deben tomarse en cuenta un sin número de consideraciones para llevarla a cabo; desde la combinación de colores, las capas primarias inferiores, el secado de la pintura, la mezcla correcta con los aceites, entre otros. Es decir, pintar un cuadro al óleo son todas estas cuestiones juntas con el talento del artista que las hace.

Ahora, a pesar de que anteriormente se han nombrado las habilidades principales y destrezas para hacer una buena obra al óleo, también deben tomar en cuenta otro tipo de técnicas que influyen grandemente en el resultado final de la obra, incluso haciéndola excepcional o no; nos referimos a la composición general de un cuadro entre sus elementos.

La composición y su influencia

En detalle, la composición es la manera en que los elementos de un cuadro están distribuidos pero formando una sola unidad, la cual hace la obra equilibrada, realista y también llamativa a los ojos de los espectadores. Ya que, sin una composición adecuada un cuadro puede parecer artificial, vacío o de poco interés, debido a relación poco armónica de los elementos plasmados.

Ahora, para hacer una buena composición en un cuadro se deben tener en cuenta tres factores generales que se reducen más específicos luego; el contraste, enfoque y equilibrio.

  • Contraste: En primer lugar, una obra debe tener un contraste entre todos sus elementos para dar balance e interés, en relación a aspectos como la luz, tonos, colores, tamaños, contornos, texturas, dirección y profundidad.

Por ejemplo, se pueden establecer obras muy interesantes cuando se maneja bien el contraste que da un claroscuro, así como también tonos contrarios y complementarios, tamaño al colocar un objeto grande al lado de uno pequeño para que resalte y viceversa, texturas en relieve para dar realismo, así como profundidad para dar movimiento.

  • Enfoque: también conocido como punto focal, es la parte de la obra donde se quiere todo el interés por parte del espectador, ya sea colocando elementos secundarios alrededor y haciendo resaltar con tamaño, así también como en posición, brillo, profundidad e intensidad de color. Es decir, sería como una fotografía con un enfoque en una zona.
  • Equilibrio: por último el concepto de equilibrio se maneja en todas las cuestiones anteriores, en cuanto a que los contrastes y puntos focales deben ser contrastados de igual manera por lado y lado, dando así un aspecto de realismo mucho más logrado. Asimismo, el equilibrio en la obra tiene que ver con fenómenos físicos reales.

Por ejemplo, que los objetos caen por la gravedad o el simple hecho de si hay una luz debe reflejarse en un objeto plasmado en el cuadro.

comprar-cuadros-al-oleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This