Gustav Klimt y su gran influencia al arte modernista

El Modernismo; como dice su título, fue una corriente de renovación del arte que se inició a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, la cual buscaba deshacerse de paradigmas viejos y obsoletos, para evolucionar y plasmar un arte mucho más libre, joven e innovador. En relación a esta corriente, uno de los más aclamados artistas fue Gustav Klimt; destacado pintor y artesano.

Así que, a continuación te explicaremos un poco de la vida de este influyente artista, su estilo creativo, obras más representativas, y lo que buscaba plasmar en cada trabajo, respondiendo al porqué de su influencia en el Modernismo y muchos años después de su deceso.

Vida e inspiración de Gustav Klimt

Iniciando, Gustav Klimt nació en Baumgarten, territorio que en ese momento pertenecía al imperio austriaco, el 14 de julio de 1862 y falleciendo el 06 de febrero de 1918. Desde su vida temprana, Gustav empezó a mostrar talento e interés por el arte, heredado de su padre quien era grabador. Sin embargo, debido a la situación económica era difícil que Gustav estudiara arte.

No obstante, por varios trabajos realizados y talento demostrado, Gustav recibió una beca para estudiar en el Instituto de Arte de Viena, empezando así lo que sería su influyente y larga carrera artística. Y es que, Gustav poco a poco se convierte en uno de los más destacados artistas de la capital austriaca, siendo miembro fundador de la secesión vienesa de su país.

De esta manera, Klimt impulsa el nacido movimiento modernista con un estilo creativo de  ornamento, romántico y muy sensual y erótico, destacando la figura corporal femenina con ropas o desnudos. Aunque, al mismo tiempo su trabajo se describe de acuerdo a muchos expertos, como pictórico, ecléctico y con muy buen gusto, con enfatizado uso de colores brillantes y dorado.

Por esta razón, y por pertenecer a los círculos sociales más exclusivos de Viena, Gustav tiene un éxito comercial notable y destacado, recibiendo trabajos que aún hoy en día son admirados, como la creación del techo del aula magna de la Universidad de Viena y la decoración del palacio Stocles.

Ahora, en cuanto a sus obras Klimt destaca por cuadros como El beso, Juliet 1, Dámae, Los amigos, Máda Primavesi, Mujer echada, y El retrato de Adde Bloch-Baver; obra con un record de venta histórico de 140 millones de dólares en el año 2003.

Para concluir, Gustav Klimt fue un artista de talento destacado en el mundo del arte, y así como Picasso y Da Vinci, su fama e influencia póstuma es inigualable.


comprar-cuadros-al-oleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This