Edgar Degas: Entre el Impresionismo y el Realismo

Cuando se habla de las distintas y variadas corrientes del arte relacionadas con la pintura, frecuentemente hay intérpretes que destacan de una gran manera, y cuando se habla del Impresionismo no se puede dejar de nombrar a Edgar Degas. No obstante, paradójicamente éste pintor rechazó pertenecer a dicho movimiento, cuando sus obras encajaban muy bien en él.

Y es que, en teoría el Impresionismo buscaba expresar y representar la realidad en colores vivos y saturados, así como concentrarse en la luz y el ambiente de la pintura en sí, a través de los distintos fundadores como Corot o Courbet, incluyendo al mismo Degas. Ahora, Edgar nunca utilizo en sus pinturas el efecto de colores saturados o manchas propios del movimiento.

Pero, claramente él si enfocaba sus obras en la enfatización del ambiente parisino de la época, así como su mezcla de colores y experimentación con los mismos, y también la forma y composición de las pinturas y cuadros realizados. Es por esto, que Degas catalogaba sus obras en el movimiento del Realismo o arte realista, como una forma más sincera de describirlos, según él.

Sin embargo, por las características de cuadros y esculturas como Clase de danza y Mujer en la bañera; dichas obras no podrían estar más relacionadas con el movimiento impresionista, gracias a los detalles de color y manejos de luz y representación de la vida real, con un toque exagerado pero inmediato que era notorio en cada uno de los trabajos de Degas, sin ninguna duda.

Temáticas recurrentes en las obras de Edgar Degas

Continuando, Edgar Degas puede considerarse un artista que perteneció a las dos corrientes conocidas como Impresionismo y Realismo, debido a las razones y características explicadas anteriormente. Aunque, la influencia de sus obras es innegable, teniendo cualidades particulares y temáticas reconocibles a través de su vida artística. 

Por ejemplo, distintos cuadros de Degas abordan figuras de niñas bailarinas, así como también sus esculturas realistas, destacando la Pequeña bailarina de 14 años con cabello y vestido real de ballet. De esta manera, se enfatizaba en gran manera las sensaciones de vida y movimiento en las obras, algo difícil de lograr.

También, este grandioso pintor representaba en sus cuadros desnudos en distintas formas, así como actividades como la prostitución, paisajes opacos, carreras de caballos, y cualquier tipo de actividad real que desarrollara la sociedad donde él se desenvolvía. De esta manera, Edgar Degas es recordado como uno de los pintores más virtuosos en representar la vida misma.


comprar-cuadros-al-oleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This