Consejos para pintar cielos perfectos

Si se pintan paisajes o cuadros representando exteriores, el cielo es un aspecto importante de la obra porque abarcaría un tercio de la misma, al menos, y por lo tanto su resultado y manera de pintar va a influir bastante en el cómo quede dicho cuadro al final.

Afortunadamente, existen varios consejos que puedes dominar y aplicar para hacer los mejores cielos, desde cómo plasmar la pintura en primer lugar, los colores y también el mercado de la línea de horizonte para decidir cuánto protagonismo tendrá el cielo en la obra, difuminando la misma con el suelo o resto de cuadro para darle más realismo. Sin más, expliquemos los consejos.

La línea de horizonte al pintar el cielo

Para empezar, lo primero que debes hacer al pintar un paisaje o cuadro representando un exterior o naturaleza es establecer la línea de horizonte, es decir, aquel surco que dividirá el cielo del suelo.

En este caso, si la línea de horizonte es baja quiere decir que tu cuadro tendrá como protagonista el cielo al cubrir más espacio, por lo que debes considerar agregar muchos detalles como nubes, aves, efectos de contraste, intensidad y luminosidad, así como efectos de cercanía y lejanía.

Ahora, si quieres un cuadro más equilibrado la línea de horizonte irá en el medio y el cielo puede estar menos poblado, aunque de igual manera debe contar con elementos que no lo hagan ver aburrido o plano, como pintarlo de un solo color liso.

Por último, si la línea de horizonte es alta quiere decir que el suelo cubrirá más espacio y tendrá el protagonismo, por lo que en este caso el cielo debe tener los menos elementos posibles para no recargar el cuadro.

Otras consideraciones para cielos perfectos

Como se expresó anteriormente el cielo nunca se pinta con colores lisos únicos, sino que debe hacerse una degradación de los mismos de acuerdo a la distancia, fuente de luz y contraste, por lo que se debe tener en cuenta si son más fríos o cálidos en relación al sol, así como también la luz y la sombra que altera el tono de los colores.

Del mismo modo, se recomienda que la línea de horizonte se difumine entre el cielo y la tierra para que se vea mucho más natural, así como tratar de compenetrar unas zonas con otras para darle realismo al cuadro.

Para finalizar, no uses colores muy intensos en el cielo a menos que sea necesario, trata de compenetrar todos los aspectos del cielo y el suelo en cuanto a reflejos y tonos, y así la obra se verá como una sola unidad llamativa.

comprar-cuadros-al-oleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This