Conoce las diferentes pinceladas y trazos para pintar al óleo

Al ver un cuadro al óleo, una de las cosas que más resalta es el observar los diferentes tipos de trazos y pinceladas que puede tener, desde unos muy gruesos a otros muy finos, pasando por un efecto difuso o de movimiento y viveza. Pues, dichos efectos son realizados de una u otra manera con el pincel, con las diferentes pinceladas y trazos para pintar al óleo que pueden hacerse.

Por eso, hoy estaremos repasando los distintos tipos de uso y forma que puedes darle a la pintura con el pincel, teniendo diferentes funciones que te mostraremos y que te harán ser muchísimo más versátil a la hora de pintar, aplicando distintos efectos que enriquecen la obra y la hacen mucho más interesante para el espectador.

El pincel como herramienta principal para moldear trazos

Los pinceles son las herramientas que permiten moldear los trazos, cambiando en relación a su forma, modo de agarre, inclinación, presión, rotación, cantidad de pintura, así como el movimiento aplicado con la mano. De este modo, puedes lograr un sinfín de efectos y pinceladas que son perfectas en un momento dado. Asimismo, las más comunes serían:

  • Trazo grueso con pincel plano: esta pincelada se realiza con un pincel de cerda gruesa, tomando el pincel por el soporte completamente paralelo al lienzo, dejando ir y venir el trazo sin aplicar mucha fuerza, solamente firmeza.
  • Trazo fino con pincel plano: en este caso es parecido al primero, pero utilizamos un pincel más fino para que quede una pincelada de menor grosor. De igual manera, se traza con el soporte del pincel completamente paralelo al lienzo, aunque si se inclina un poco el efecto no cambia. No se debe aplicar mucha fuerza porque las cerdas pueden abrirse.
  • Trazo fino con pincel circular: este tipo de trazo se logra inclinando el pincel en un ángulo de 80 grados, dejando que las cerdas pinten sin mucha presión, quedando una pincelada fina y delicada.
  • Trazo girado: en este caso toma mucha importancia el movimiento aplicado al pincel, el cual untado de pintura se hace girar sobre sí mismo y las cerdas, creando un efecto de círculo, el cual sirve para representar ondas o turbulencia.
  • Trazo arrastrado: este trazo se hace aplicando fuerza al contacto con el lienzo y moviendo rápido hasta que la pintura se desgasta, perdiendo consistencia por la fuerza y velocidad pero dejando un efecto de movimiento.
  • Trazo frotado: esta pincelada se realiza cargando el pincel con poca pintura, para luego frotarlo por la zona del lienzo donde se aplica, dando un efecto difuminado que resulta perfecto para objetos alejados o desenfocados.
comprar-cuadros-al-oleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This