¿Cómo hacer el color dorado cuando pintamos al óleo?

El color dorado es sin duda uno de los más hermosos que existen, con el cual podemos plasmar en nuestras obras bellísimas piezas de oro y otros objetos, teniendo un gran reflejo y brillo que sin duda atrapa al observador. Sin embargo, el color oro en realidad no existe como tal y es vendido así cuando en realidad son colores ocres con tonalidades claras y oscuras.

Por eso, quizá resulte más conveniente combinar ciertos colores y tonos para lograr el dorado que queremos. No obstante, pintar objetos en color oro es bastante complejo y requiere de mucha más técnica que solamente combinar tonos; requiere una apreciación detallada y precisa de la luz y reflejos de los objetos, así como el contraste de sombras y otros temas que abordaremos.

Cuestiones del color oro

En detalle, para obtener el color oro puedes mezclar el amarillo cadmio medio y la sombra tostada; siendo colores que usualmente cualquier artista tiene en su paleta. Pero, si de casualidad no posee dichos colores, puedes combinar también el amarillo indio y el negro marfil, con el cual creas una base suave con tendencia al verde, muy bonito si se sabe trabajar.

Ahora, dichas combinaciones que te hemos presentado son solamente el principio de lo que implica utilizar el color dorado. Primero, pintar en tono oro o metalizado indica un brillo, reflejo y contraste que es mucho más enfatizado en comparación a otros colores.

Brillo, reflejo y sombra propia de los objetos color oro

Cuando pintamos un objeto dorado, dicho elemento va a ser brillante, reflejando todos los objetos a su alrededor y también tendrá una sombra oscura; siendo dichos conceptos muy importantes si lo que se quiere plasmar busca verse realista.

Para usar en la sombra propia del objeto dorado, el rojo óxido transparente y el viridian suelen mezclarse, dando un buen efecto de profundidad por su característica oscura y transparente. También, si mezclas alizarina crimson y sombra tostada obtienes un tono excelente para sombras de objetos de oro.

Por último, está el tono con el cual vas a expresar el brillo de los objetos dorados, teniendo siempre bastante en relación a la luz. Para lograrlo, se mezcla el amarillo cadmio claro y el blanco; matizando con éste último en relación a la cantidad de claridad y reflejo.

Sin duda, el color dorado u oro es muy complejo de usar en obras en óleo, habiendo visto que deben emplearse hasta tres bases con distintas funciones. Sin embargo, sus resultados pueden ser preciosos de aplicarse correctamente en la obra.

comprar-cuadros-al-oleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This