Aprendiendo a pintar sombras

Los entornos que observamos y cómo percibimos la realidad son posibles gracias a solamente una cuestión; la variación de luz y por lo tanto de tono que incide en los objetos y que hace posible ver sus colores, formas y detalles, ya que simplemente en un estado de absoluta luminosidad no se puede ver, así como tampoco es posible en un estado completo de ausencia de luz u oscuridad.

De tal realidad anteriormente escrita parten las sombras, siendo un aspecto importante de cada pintura que le aporta realidad, coherencia y lógica a una obra y que de hecho nuestro cerebro busca e interpreta para descifrar y dar sentido al cuadro, pudiendo ser realista o abstracto.

Hoy vamos a aprender a pintar las sombras de acuerdo a cómo incide la luz en un objeto, siendo una cuestión lógica-matemática y también de interpretación de colores, tonos y matices que también influyen en tales sombras.

Lo que son las sombras y la gradación tonal en los colores

Concretamente, las sombras son las ausencias de luz que pueden tener los objetos cuando son reflejados por la luminosidad y tales zonas no tienen la incidencia directo de los rayos o fotones.

Pues, de esta manera se forman las sombras y las mismas pueden estar influenciadas por otros aspectos y factores aparte de la luz. Por ejemplo, las sombras pueden tener el color y gradación tonal del objeto que las forma, siendo tal gradación la cantidad de luz o tono que tiene un color, haciéndolo más vivo o sombrío en relación a la cantidad de luminosidad que tenga.

Haciendo las sombras

En primer lugar, para llevar a cabo las sombras el artista puede elegir si hacer una representación realista o más abstracta o fuera de la realidad. En el caso de la primera, los objetos reflejados hacen una sombra coherente en cuanto a tamaño y simetría, así como también color y gradación tonal.

En el evento del segundo caso con una sombra más abstracta, la misma puede representarse de cualquier manera, aunque singularmente debe al menos cumplir con la norma de limitarse al objeto que la produce, ya que una sombra no aparece de la nada al menos en la realidad.

También, hay que aclarar que no hay un solo tipo de sombra y que las existentes deben reflejarse, por ejemplo: está la zona en sombra del objeto que es la que no tiene incidencia de luz, la luminosidad o luz principal que es la que se ubica en la zona más brillante del objeto, así como la sombra proyectada que es la reflexión el objeto gracias a la luz en la superficie.

comprar-cuadros-al-oleo
(Visitados 34 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This