Añadiendo luz y sombra a nuestras obras

Cuando se pinta al óleo, los artistas se pueden guiar por distintas vertientes o corrientes artísticas que sientan más a acorde a su estilo; pueden realizar obras hiperrealistas, impresionistas, de tipo cubista, hasta llegar a lo abstracto. En mayor o menor medida, en cualquiera de estos estilos y formas de pintar, la luz y la sombra tienen una parte importante, sobre todo si se expresa realidad.

Es decir, cuando se quiere hacer un cuadro que represente la realidad de un objeto o paisaje de manera completa, la realización de la luz y las sombras suele ser crucial, ya que así es que se logra el aspecto de profundidad, distancia, perspectiva y luminosidad. Hoy vamos a mostrarte sencillos consejos para lograr el contraste luz-sombra de la mejor manera posible en tu obra.

Definiendo de donde proviene la luz en el cuadro

En primer lugar, antes de empezar a pintar el cuadro o cuando estés haciendo el boceto, es el momento perfecto para que establezcas el origen de la luz en la obra, pudiendo ser el que decidas pero siempre recomendando que sea muy preciso, así como también entre un término medio en comparación al punto más lejano y cercano del cuadro, ayudando a dar mejor perspectiva.

Cuando ya tienes claro el origen de la luz en la obra y empiezas a pintar, debes tener presente que los colores más cercanos a la fuente de luminosidad son más claros e intensos, mientras que resultan más oscuro y opacos a medida que la luz se va a alejando.

En cuanto a la perspectiva, la fuente de luz y cómo aplicarla en relación a la sombra es muy importante. Por ejemplo, si se tiene un cuadro donde la fuente de luz va de derecha a izquierda, los tonos cercanos son más claros y la expansión de la luz debe tomarse en cuenta siempre en línea recta.

En cambio, si un cuadro tiene una fuente de luminosidad en un punto lejano de la perspectiva y donde los objetos se ven cada vez más cerca, la luz y sombras deben reflejarse de manera expansiva, ya que la luminosidad tiene esta característica cuando se encuentra en un punto más alejado.

Otras cuestiones sobre la luz y sombras

Cuando se aplican luces y sombras en el cuadro, es recomendable usar un poco de diluyente en la pintura para facilitar el trabajo. También, cuando los objetos son coloridos y se quiere reflejar su sombra, es aconsejable utilizar un tono opaco o más oscuro pero del mismo color para representarla, resultando mucho más realista y preciso.

comprar-cuadros-al-oleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This