7 de los estilos de pintura más deconocidos

Pintura Acrílica

La pintura acrílica es una clase de pintura que contiene un material plastificado, es una pintura de secado rápido, en la que los pigmentos están contenidos en una emulsión de un polímero acrílico. Aunque son solubles en agua, una vez secas son resistentes a la misma. Destaca especialmente por la rapidez del secado. Asimismo, en secar se modifica ligeramente el tono, más que a la pintura al óleo. La pintura acrílica data de la primera mitad del siglo XX, y fue desarrollada paralelamente en Alemania y Estados Unidos.

Látex es la denominación común de los polímeros obtenidos mediante polimerización en emulsión, y son dispersiones coloidales de partículas muy pequeñas de polímero en un medio continuo. Los látex pueden ser aplicados a la fabricación de pinturas para arquitectura, pero también en adhesivos para madera (cola vinílica), pinturas para papel, aditivos para cemento y concreto, desde hace unos años en modificadores de reología.

Pintura de Genero

La pintura de género, también llamada pintura costumbrista o pintura de costumbres, intenta describir escenas cotidianas de la vida diaria mediante el retrato de gente de la calle ocupada en tareas ordinarias. Estas descripciones pueden ser realistas, imaginadas o idealizadas por el artista. Por su temática familiar y sentimental, las pinturas de género a menudo han resultado ser populares entre la burguesía, o la clase media. Se consolida como género pictórico en los Países Bajos en el siglo XVII como reivindicación nacionalista que glorifica la cultura holandesa ante la ocupación española

Pintura Matérica

La Pintura matérica es una corriente pictórica dentro del informalismo europeo posterior a la Segunda Guerra Mundial. Se desarrolló desde finales de los años 1940 y principios de los 1950. Se considera que surgió en Francia, con la obra de Jean Fautrier y Jean Dubuffet. Además del Arte bruto de Dubuffet, puede considerarse que es pintura matérica el espacialismo de Lucio Fontana. Francia, Italia y España son los países donde más se ha cultivado esta pintura matérica.

Su característica principal es ser una pintura abstracta que se realiza con materias diversas a las tradicionales, añadiendo al cuadro arena, arpillera, chatarra, harapos, madera, serrín, vidrio o yeso. Además de añadir estos materiales no tradicionales, los pintores actúan sobre la obra destruyéndola en parte con cortes, perforaciones o rasgadas. El cromatismo es variado. La composición se diferencia entre zonas con materia y zonas de no materia.

Ya habían existido otros artistas precedentes que introdujeron al lienzo elementos extraños a la pintura, como los dadaístas y sus objets trouvés, o los cubistas y sus collages, en los que introducían cajas de tabaco o tiras de periódico. Los artistas posteriores al expresionismo abstracto recuperaron esta idea de introducir en la pantalla objetos cotidianos.

Artistas que tienen una tendencia matérica son:

  • Giuseppe Bertini.
  • Joseph Beuys, introdujo en su obra objetos encontrados, creando trabajos pictórico-plásticos.
  • Alberto Burri, usó arpillera quemada y destruida, junto a zonas coloreadas.
  • Jean Dubuffet.
  • Jean Fautrier.
  • Lucio Fontana.
  • Laurent Jiménez-Balaguer.
  • Manolo Millares.
  • Nam June Paik.
  • Daniel Spoerri.
  • Toti Scialoja.
  • Antoni Tàpies.
  • Wolf Vostell.
  • Andy Warhol.

Pintura Gótica

La pintura gótica se suele fechar entre el 1200 y el 1430, medio siglo después del comienzo de la arquitectura y la escultura gótica. La transición entre el románico y el gótico es muy imprecisa pero podemos ver en las características de este estilo una pintura más oscura y emocional que en el periodo precedente. Representa sobre todo el comienzo de la pintura profana, es decir, la pintura que trata asuntos que no son religiosos. La pintura Gótica se desarrolló en Occidente (hacia 1200 en Inglaterra, Francia, Alemania) pero dispone de su climax en Italia con la Pintura del Trecento.

Estilo Pintura goticaEl desarrollo de la arquitectura gótica con la progresiva sustitución del muro por grandes ventanales con vidrieras de colores que permiten el paso hacia el espacio interior de una luz polícroma y matizada, llevó, en las grandes catedrales góticas de Francia, en la práctica desaparición de la pintura mural que se había desarrollado ampliamente en los muros de las iglesias románicas.

Se ha dicho que la pintura gótica tiene su espacio propio en los grandes vitrales de las Catedrales y en las miniaturas polícromas de los libros (iluminaciones), pero en cuanto a la pintura propiamente dicha, esta subsistió en los retablos, en las tablas pintadas que forman los frontis o los laterales de los altares y en los muros de las capillas laterales.

Los pintores de la Toscana continuaron la tradición de la gran pintura mural y del mosaico, ya que la arquitectura gótica no arraigó nunca en Italia como en Francia. La “maniera greca” de los mosaicos y frescos evolucionó durante el Duecento, ya las Iglesias Superior e Inferior de Asís, donde coincidieron las escuelas senesa y florentina tuvieron lugar una serie de innovaciones que cambiaron para siempre la Historia de la Pintura. Giotto el más grande pintor del Trecento realizó el interior de la capilla de los Scrovegni de Padua, una obra clave que como Giotto era plenamente gótica pero anticipa ya el Renacimiento.

Pintura de Plomo

La pintura de plomo es una pintura que contiene plomo, un metal pesado utilizado como pigmento, siendo las más comunes cromato de plomo (II) (PbCromCrO4, “amarillo cromo” y carbonato de plomo (II) (PbCO3, “plomo blanco” ). Se usa en la pintura al óleo. También se añade plomo en la pintura para acelerar su secado, aumentar su durabilidad, conservar una apariencia fresca y resistir a la humedad que causa corrosión. La industria y las milicias todavía utilizan pinturas con un contenido significativo de plomo. Por ejemplo, en ocasiones se utiliza pintura con plomo para pintar carreteras y las líneas de los aparcamientos.

Toxicidad

Aunque el plomo mejora el rendimiento de la pintura, es una sustancia peligrosa. Es especialmente dañino para los niños de menos de seis años, el cuerpo de los que aún está en desarrollo. El plomo provoca daños al sistema nervioso, perdura de oído, un crecimiento atrofiado y un desarrollo retrasado. [1] También puede causar daños renales y afecta a todos los sistemas y aparatos de órganos del cuerpo. También es peligroso para los adultos, y puede causar problemas reproductivos tanto los hombres como las mujeres.

Un mito relacionado con la pintura basada en el plomo es que la causa más habitual de envenenamiento es comerse copos de pintura caídos. De hecho, la vía más habitual de exposición al plomo durante la infancia es la ingestión de polvo de plomo durante el contacto habitual de mano a boca, durante el cual los niños se tragan polvo caída de pintura deteriorada o polvo con plomo generada durante las reformas o la pintura. El polvo de plomo de pintura remodelada o deteriorada cae al suelo donde juegan los niños, que la pueden ingerir.

Pintura sobre mesa

La pintura sobre tabla es una técnica de pintura en el que una madera es el soporte pictórico rígido sustituyendo la tela o lienzo. En cuanto al tipo de material utilizado para pintar sobre tabla, suele ser aceite o temple, principalmente. Fue una técnica de fuerte implantación entre finales del siglo XII y el XVI, siendo sustituido posteriormente por el óleo sobre lienzo de forma generalizada.

Historia

Estilo de pintura sobre mesaSe conoce la existencia de esta técnica en Grecia y Roma, si bien muy pocas muestras nos han llegado en la actualidad. De igual forma, el arte bizantino desarrolló este tipo de pintura, si bien la extensión de la iconoclastia en el siglo IX destruyó la práctica totalidad.

En el siglo XII, la nueva liturgia hace que el cura se sitúe en la parte frontal del altar, de espaldas a los feligreses. De esta forma la parte de atrás del altar quedó más libre para ubicar imágenes religiosas y retablos, lo que provocó un nuevo desarrollo de esta técnica.

Hacia el siglo XV, con la aparición del humanismo, hay un cambio de actitud con respecto a las funciones del arte y comienza una nueva aplicación de la pintura sobre tabla con una orientación más laica y funcional, aplicando -se sillas, cabeceros de cama y otros muebles. Más adelante se utilizará también en retratos.

Técnica

Para fijar sobre la mesa la materia pictórica, se la suele someterse a un tratamiento para cubrirla de una capa de preparación basada en una variante de yeso para dar una base luminosa. La conservación de la madera suele ser problemática, como se producíamos curvaturas, podredumbre, ataque de parásitos como la carcoma, lo que exige técnicas especiales de restauración.

La disposición conjunta de varias tablas se denomina, según su número díptico, tríptico o políptico, aunque estos términos se aplican por extensión también en cualquier otro soporte pictórico. Una clase especial de políptico, en el que la decoración que enmarca a la pintura cobra especial relevancia es el retablo (donde el apoyo de las pinturas puede ser la tela, o los soportes pictóricos planes sustituirse por relieves policromados, o incluso esculturas exentas).

Pintura de miniaturas

La pintura de miniaturas es la actividad de pintar figuras de modelismo normalmente aleaciones con base de plomo o de plástico. Estas miniaturas se usan en los juegos de rol y, sobre todo en los juegos de estrategia donde son el elemento central del juego. El auge y popularización de este tipo de juegos ha ido acompañada de la afición de pintar miniaturas, ya que usualmente los modelos son comercializados sin pintar y los aficionados a estos juegos dedican bastante tiempo a pintarlas. La pintura de este tipo de modelos requiere de materiales específicos, ya que los pigmentos más usuales no se impregnan sobre los materiales o bien las cubren demasiado haciendo perder los detalles de estas pequeñas esculturas. Por ello varias empresas se dedican a comercializar pinturas y pinceles específicamente diseñados para esta actividad.

Estlio de pintura de miniaturas

Estlio de pintura de miniaturas

Las técnicas básicas de pinturas de figuras de metal son aquellas técnicas que se utilizan para pintar figuras de metal de una forma rápida con resultados aceptables. Si se quiere mejorar el resultado, es necesario aprender técnicas más avanzadas.

El método consiste en imprimar la figura de metal con una base de pigmento blanco o negro y pintar las partes deseadas del color elegido después se aplican las técnicas adecuadas para obtener un resultado adecuado. La primera técnica básica es el “lavado de tinta” que consiste en pintar la figura con un pigmento diluido con mucha agua, de tal manera que al secarse el pigmento se deposita en los pliegos y fisuras del modelo dando sensación de profundidad. La segunda técnica básica es contraria a la primera porque consiste en coger muy poca pintura con un pincel grueso y pintar sólo las partes exteriores para hacer más visibles las partes exteriores con un color más claro, normalmente se denomina técnica de “pincel seco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Share This